Manifiesto peatonalización del Barrio del Carmen-Valencia

  Associació de Veïns i Comerciants Amics del Carme (València)

L'Associació es va constituir el proppassat mes de maig de 2000 amb l'objectiu de respondre a una sèrie de problemes que són comuns a altres barris del centre històric de València i d'altres ciutats europees, com ara l'especulació urbanística, la despoblació, la degradació d'edificis històrics, la pèrdua del teixit social i comercial, i la manca de les infrastructures necessàries per a respondre a les necessitats bàsiques dels veïns.

Última actualización:  10/15/03

 | correo | inicio | optimizada para 1024x768

"El derecho de los ciudadanos al descanso es superior al derecho de quienes reclaman la libertad para ocupar la vía pública, porque éstos no hacen más que un desquiciamiento, una desviación y una exorbitación de un derecho" E. Múgica.

Los problemas...
Ruido
Viviendas
Ampliación IVAM
Muralla Árabe
Tráfico y Movilidad
El Barrio
Foto denuncia
 La Asociación...
 Socios. Cuotas
 Estatutos
 Objetivos
  Enlaces
 Hemeroteca
 Contactar

La calle es nuestra segunda casa.
Manifiesto por la movilidad y la habitabilidad en Ciutat Vella.

El Centro Histórico de Valencia, conocido como Ciutat Vella, constituye  nuestro patrimonio más original a la vez que proyecta un sentido integrador sobre las restantes zonas de la ciudad, al servirles de referencia a partir de la cual cada una de ellas construye su sentido.

 Al valor histórico y artístico que le confieren una arquitectura y una trama diferenciadas, hay que sumar el ejercicio de un pequeño comercio que satisface las más variadas demandas de sus usuarios a través de un trato personalizado, así como la posibilidad de residir en una ubicación  privilegiada y bien comunicada. Pero todas esas cualidades se ven hoy seriamente amenazadas por la existencia de un caos circulatorio para el cual parece no haberse previsto medidas. Antes bien, todo habla de una degradación consentida y planificada, semejante a la que afecta a otras zonas de la ciudad, cuyo objeto es satisfacer intereses especulativos ajenos a la calidad de vida de sus habitantes.

Aparcamientos para residentes, restricción del tráfico rodado e itinerarios peatonalizados de calidad, son medidas que el centro histórico de Valencia necesita con urgencia, medidas que deben ir acompañadas del fomento por parte de la Administración de conductas cívicas que impliquen la renuncia al coche privado especialmente entre los numerosos trabajadores públicos que desarrollan su jornada laboral en el barrio. Por ello, asociaciones vecinales de los barrios de El Carme, Velluters, la Seu-Xerea o Sant Francesc, así como otros colectivos de Ciutat Vella, reclamamos  al Ayuntamiento que ponga fin al actual caos circulatorio en todo el centro histórico y a la ocupación indiscriminada de plazas y aceras por parte de vehículos y, con ellos, a la contaminación acústica y atmosférica que conlleva.

Lamentablemente, la imagen habitual de Ciutat Vella es deplorable: plazas, aceras y calles atestadas de vehículos impidiendo al peatón circular con comodidad  e incluso obstaculizando  la accesiblidad y seguridad de estos barrios en caso de accidentes, urgencias médicas o incendios, así como el abastecimiento y la visibilidad de los comercios o la entrada y salida de los edificios de viviendas. Por no hablar de la pésima impresión que se causa en los visitantes de fuera de Valencia.  Esta situación, que se agrava los fines de semana, resulta insostenible por más tiempo, pues está deteriorando hasta límites intolerables la habitabilidad de estos barrios históricos  e impidiendo el disfrute público de sus monumentos y lugares de encuentro.

Desde la fuerza que nos da nuestra unión, las entidades que suscribimos este documento exigimos un tratamiento diferenciado de ordenamiento del tráfico para Ciutat Vella, un plan integral con actuaciones, un calendario y presupuesto delimitados. Y todo ello, con la vista puesta en la peatonalización progresiva y de calidad de amplios espacios del centro histórico. Para que esto sea posible, solicitamos:

Aparcamientos para residentes

Como medida prioritaria los vecinos y entidades pedimos la dotación de plazas de aparcamiento: en el interior del centro histórico para  residentes y comerciantes, y en su periferia para personas que tienen en el barrio su lugar de trabajo y visitantes.  Ciutat Vella soporta unos 14.000 coches propiedad de sus residentes más el flujo derivado de aquellos que tienen su lugar de trabajo en el centro o realizan gestiones comerciales o administrativas en el mismo. La construcción de aparcamientos y la adopción de una serie de medidas tendentes a regular el acceso de personas y mercancías subsanaría en parte el lamentable espectáculo de ver los espacios peatonales convertidos en aparcamientos que impiden el uso público y ciudadano de los mismos.

Diseño y equipamiento urbanos

El diseño de las calles y su equipamiento resultan esenciales a la hora de concebir el espacio peatonal, a la vez que abaratan los costes de su mantenimiento. En un momento en que los derechos de los peatones están más en entredicho que nunca, nos parece improcedente la denominación de “semipeatonal” con que los políticos bautizan a menudo oficiosa e irónicamente este tipo de calles. En su lugar, Proponemos la instalación de forma asimétrica de elementos tales como macetones, árboles, farolas o bancos, que además de aumentar las posibilidades de uso y disfrute del espacio público sirvan para contener el tráfico motorizado. La implantación masiva de bolardos, además de antiestética, resulta insatisfactoria en cuanto ocasionan caídas especialmente cuando, como sucede con harta frecuencia, son arrancados. También es importante, en este sentido, la existencia de aceras de altura normal, equipadas con la necesaria inclinación para vehículos de discapacitados y de bebés pero no con los excesivamente amplios pasos francos actuales, en los puntos de acceso a las zonas peatonales, de manera que no se propicie la penetración de ese tráfico, así como de una señalización  visible y suficiente que advierta de las particularidades de la zona al ciudadano, no sólo en lo que atañe a las restricciones que debe respetar sino también a la variedad de servicios de que puede disponer.

Eliminar la rondas interiores de tráfico rodado

Es urgente eliminar las rondas y travesías de paso interiores para los vehículos privados no autorizados como el eje Serranos- Caballeros, que soporta más de 8.000 vehículos de paso con la tortura acústica y para el pavimento que ello conlleva. Se trata de que estas vías no se puedan utilizar para atravesar la ciudad sino únicamente como accesos al barrio, para lo cual bastaría con cambiar las direcciones de las calles y adaptar sistemas tipo “bucle” que tan buenos resultados ha dado en otras poblaciones.

Tarjeta de residentes

Paralelamente, se debe evitar el tránsito rodado indiscriminado en el inerior del centro histórico, poniendo en funcionamiento la tarjeta de residente y bolardos abatibles, como ya funcionan con éxito en otras ciudades. Ello sólo es posible si el uso de dicha tarjeta se potencia y legitima mediante la información (incluida la de la propia policía, algunos de cuyos agentes desconocen las condiciones incluidas en dicha tarjeta). 

Un transporte público mejorado

Las medidas anteriores de nada sirven sin un transporte público de calidad y no contaminante que asegure la perfecta comunicación de cualquier zona de la ciudad con su centro. Hay que definir un nuevo reequilibrio entre el transporte público y el privado donde el primero vaya arrinconando al primero y no al revés. Dicho transporte debería aprovechar sus espacios publicitarios para informar acerca de la especificidad del lugar al que se accede, y contar con tarjetas que faciliten los tansbordos entre diferentes vehículos (autobús, metro, tranvía...). Por último, debe potenciarse el servicio de un microbús eléctrico que recorra el interior del centro a través de las vías actualmente más congestionadas y deterioradas a causa del tráfico indiscriminado.

Impulso del turismo urbano

No debe confundirse con el ocio desmesurado e insolidario, actualmente consentido y favorecido. La antigüedad de las ciudades europeas, entre las que se cuenta la nuestra, les brinda a través de sus centros históricos un legado cultural de valor insustituible, como avala la preocupación de la Unión Europea materializada en la creación , años atrás, del plan URBAN para la recuperación de los centros históricos. Al placer del recorrido por sus calles y monumentos se une la posibilidad de degustar la cocina de nuestra geografía o de realizar compras, sin perder de vista esa artesanía local que es también un signo de identidad. A las campañas que impulsan el turismo litoral y rural hay que añadir, pues, otras que sitúen al urbano en condiciones de competir. No estaría de más, por otro lado, la concesión de ayudas a los colectivos portadores de propuestas culturales sólidas tales como talleres, exposiciones o conciertos.

Fomento del pequeño comercio  

En contra de lo que a veces se cree, la peatonalización del centro histórico colabora en el desarrollo del pequeño comercio, al hacerlo visible y accesible. No se puede medir con el mismo patrón las vías amplias al estilo de la calle Colón y las tradicionales calles de Ciutat Vella. El visitante debe poder reconocer los escaparates, a menudo ocultos por automóviles aparcados, y poder recorrer su trayecto a pie. Una calle peatonal de nuestro centro como la de Músico Peydró, repleta de establecimientos, avala esta realidad. Pensemos en los grandes centros comerciales situados fuera de la ciudad, donde se reproduce el concepto de calle peatonal que tanto éxito les reporta y donde los usuarios no aparcan en la entrada de las tiendas, sino en los espacios habilitados para tal fin, con la consiguiente desventaja para el pequeño comercio, que no dispone de esas facilidades. Pensemos también en el hecho de que fuera la propia Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Bilbao, ciudad pionera en la peatonalización de su centro histórico, la que en 1970 solicitara la declaración de un conjunto histórico-artístico para frenar la proliferación de ruinas y la protección del mismo mediante su peatonalización, metas que se vieron alcanzadas en 1972 y 1979 respectivamente.

Es importante impulsar el pequeño comercio, generador de servicios y de empleo, con una gestión eficaz por parte de las Agencias para el Fomento de Iniciativas Comerciales, dependientes de los Ayuntamientos y de la Administración Autonómica, que cuentan entre sus objetivos la revitalización comercial de los centros históricos a través de propuestas favorables dirigidas a la Dirección General de Comercio. También existe, y debe medirse por sus resultados, un Plan de Acción Territorial aplicado a la Distribución Comercial (PATECO), que estudia a nivel municipal aspectos relacionados con la accesibilidad, el tráfico y el diseño de entornos. Especial atención merecen mercados como el Central o el de Mosén Sorell, cuyo espacio circundante sigue pendiente de actuación, por su volumen de oferta y de público.

Por último, debe considerarse la necesidad de una fiscalidad municipal que combine su función recaudatoria con el impulso de la actividad comercial y turística, evitando el desfavorecimiento que suponen las cargas impositivas superiores a las de otras zonas de la ciudad.

Rehabilitaciones y viviendas sociales

Ningún sentido tiene concebir la peatonalización si antes no se ejecutan las rehabilitaciones y edificaciones previstas, pues se anula la relación entre suelo pisable y entorno de interés, al ser este interés ficticio y el suelo escenario de una continua degradación (lucrativa para ciertos intereses pero no para los del ciudadano) fruto del tráfico masivo y de la agresión que suponen las sucesivas instalaciones de alcantarillado, cableado, etc. La contaminación acústica producida por esas obras nunca concluidas y las molestias y peligros ocasionados por la maquinaria y los materiales pesados que permanecen amontonados en la calle son otras de las consecuencias de esta ausencia de planificación.

Lo mismo decir de las viviendas destinadas al realojo de las familias afectadas por las expropiaciones: su construcción debe ser prioritaria (más teniendo en cuenta que procede del dinero público) frente al derribo indiscriminado y productor de solares que se convierten en grandes aparcamientos  que agravan hasta el extremo el problema del tráfico. Es el espacio el que debe transformarse de acuerdo con las necesidades de sus habitantes y no al revés.

No queremos una maqueta despersonalizada en lugar de nuestro centro histórico. Urbanizar no es convertir en una urbanización. Exigimos la inversión de los presupuestos concedidos por el plan URBAN en los fines para los que dichos presupuestos fueron adjudicados.

Más itinerarios peatonalizados

Todas estas actuaciones deben enmarcarse en un plan integral que contemple la progresiva peatonalización de amplios espacios del centro histórico en consonancia con el trazado singular de su trama urbana y de su riqueza patrimonial. En este punto es esencial la continuidad en el trazado de los espacios peatonales, a fin de darles sentido y comunicación, evitando su interrupción por arterias inundadas de tráfico. 

La peatonalización del espacio público ha de guiarse por criterios sociales que favorezcan el uso social de mismo y la conexión entre actividades y personas. Ha de propiciar,como lo está haciendo en otras poblaciones, la revitalización del pequeño comercio, del artesanado y de otros oficios que aportan diversidad y dinamismo comunitario. De la misma manera, debe evitar efectos indeseados en zonas de “monocultivo” de actividad, como es el caso del Barrio del Carmen, donde por su condición de parque temático de copas, al cerrarse al tráfico rodado determinadas calles los fines de semana, los itinerarios peatonales resultantes lo son sólo para el ocio nocturno (con resultados como contaminación acústica, suciedad, aglomeración desmesurada de gente o terrazas ilegales), o de Velluters, territorio autorizado para la droga y la prostitución, donde ambas alcanzan grados extremos que apelan a nuestra conciencia social.

Las entidades abajo firmantes rubricamos el contenido general de este manifiesto, apoyaremos su difusión entre los vecinos, comerciantes y trabajadores de Ciutat Vella y propiciaremos la propuesta de medidas más concretas y particularizadas en función de cada zona y cada barrio. Recogeremos las sugerencias y opiniones que los interesados nos hagan llegar y emprenderemos las gestiones pertinentes ante la Administración para su efectivo cumplimiento.

Porque estamos convencidos de que el actual caos circulatorio y de aparcamientos existente en el centro histórico tiene solución y de que ésta no puede demorarse por más tiempo, proponemos un Pacto por la Movilidad entre la Administración y las Asociaciones que, en uso de su legítimo derecho, representan los intereses de los ciudadanos. Porque la calle es nuestra segunda casa.

Por la movilidad, accesibilidad, visibilidad y habitabilidad en Ciutat Vella.

ASOCIACIONES QUE FIRMAN EL MANIFIESTO
AVC Amics del Carme
AV El Palleter
AV Amics del Centre Històric
AV Barri del Pilar
AV Seu-Xerea
AV Centre Històric Consorci per a la revitalització del Centre Històric
Associació de Comerciants del carrer Serrans
Associació d'afectats per l'ampliació de l'IVAM
Associació d'afectats per la muralla àrab